3.03.2007

Modelando a oscuras


A oscuras se para más atención, uno se detiene más a percibir
para llenar el vacío que deja en nuestra mente la falta de visión.
Con nuestra intuición, dando forma al modelo invisible
que se supone está ahí.

Pero tal vez mi relación con el barro
se pierde en esta oscuridad
y se convierte en algo más introvertido,
pierde sentido el tomar un referente externo
y vienen a posar las imágenes que se guardan dentro de mi,
dictando el movimiento de mis manos sobre el barro,
dando estereotipos de brazos, piernas y cabezas.

En la ausencia de la luz se gesta el principio del mundo,
un ejercicio ciego que ¿parte de la nada para crear vida?
¿Hay modelos en el origen?

En el vientre de la madre se forma un nuevo ser
que se asemeja a ella misma y a su padre (un segundo
elemento que envuelve a la madre con sus brazos).
En la oscuridad del aula doy forma a la materia
partiendo de mí mismo, de las imágenes que me forman,
abstrayéndome del modelo que posa ante nosotros.

1 comentario:

Juan dijo...

Parece que la cosa marcha. A ver si pronto colgais más imágenes de la obra que estais creando.
Saludos!